2 de agosto de 2011

La Historia | Capítulo 106

Rosario logra zafar y nadie descubre que fue ella quien robó la gargantilla. Más tarde, Monterrey manda a María y Diego a investigar el caso. Mientras estaban esperando a Pasarrelli, María le dice a Diego que está pensando en su hijo que tendrá en el futuro y que la pone mal la duda que tiene; ¿quién sería el padre?. Cuando nombra a Mauro y a una persona que todavía no conoció como potenciales padres, Diego le dice que "Hay una posibilidad que no estás teniendo en cuenta, me parece". "Si, ya sé...Vos. Pero vos estás con Rosario, además en el futuro donde yo estaba embarazada, estaba Mauro también", le dice ella. Para Diego esto es un futuro que se puede cambiar. "Nosotros no tenemos futuro...No tenemos nada ya.", se resigna María, pero Diego le dice que él no se va a resignar nunca. Los llaman primero Pasarrelli y después Rosario con la data de que el quien robó la gargantilla es Mauro. María y Diego salen a buscarlo. >>> VIDEO <<< María y Diego se piensan y Diego decide llamarla. Ella le dice que justo pensaba en llamarlo. "No veo nada raro...Aunque te hagas la negadora, aunque no quieras reconocerlo, vos y yo siempre estamos pensando en lo mismo", le dice él. María está muy triste por la situación y le dice que cree que desconfió de Rosario por los celos. "No llores, mi amor", le dice Diego. "No me digas mi amor, porque yo no soy tu amor...Es muy injusto todo esto, yo te extraño mucho. Y cuando estamos juntos me duele tanto no abrazarte y no darte besos...es horrible. Creo que me voy a morir de dolor, te lo juro!", le confiesa ella. María no quiere que Rosario escuche y decide cortar. María se despierta y encuentra a Diego sentado a su lado. "Me moría si no te veía...Cuando el corazón habla, el resto del mundo hace silencio...Quiero ser el hombre de tu vida, María, desde este segundo y por el resto de lo que nos quede por vivir. Quiero que ese hijo que vimos en el futuro sea nuestro", le dice Diego y se besan. Suena el timbre de la puerta y María se da cuenta que todo fue solo un sueño. Pero este sueño se hace realidad cuando María abre la puerta y se encuentra con Diego que vino a visitarla. Ella le confiesa que estaba soñando con él. Diego le dice lo mismo que le dijo en el sueño, María no aguanta más, se le acerca y se besan apasionadamente. >>> VIDEO <<<

No hay comentarios:

Publicar un comentario