28 de agosto de 2011

La Historia | Capítulo 123

María y Diego se encuentran en la Central. Ella le dice que ya sabe cómo son las cosas "Vos estás con Rosario, es lo mejor, ya lo charlamos. Yo estoy sola como un perro malo y listo...No me podes ayudar vos!" Diego le pide perdón y María le dice que no le pida perdón porque "Me pongo nerviosa! No quiero estar así cerca tuyo porque me dan ganas de hacer todas las cosas que no puedo hacer y hago todo mal después." Más tarde, Diego sale a una misión con Axel. Tienen que cuidar un corazón para el transplante. Pero el operativo se complica porque Livio intoxica a Diego y Axel con el gas del miedo. Los dos quedan paralizados de miedo y no pueden defenderse de los hombres de Livio, pero llegan María y Hugo, los salvan y les dan el antídoto. Diego le pide a María que lo abraze y ella lo hace. Se dicen que se aman. Más tarde, a solas en el auto, Diego le agradece a María por salvarlo. "El corazón me latía a mil. Si no llegabas con el antídoto, el transplante lo iba a necesitar yo.", le dice. "Que bueno que no pasó, porque yo no te hubiese podido donar mi corazón porque lo tengo roto en mil millones de pedazos.", le dice María. Diego le dice que eso es la culpa de él y que él también se muere de ganas de estar con ella pero que no puede por Rosario. "Es increible que este cosito, ese musculito tan chiquito te pueda hacer sufrir tanto. Estamos mal diseñados.", dice María. "Vos sos perfecta, no hay nada malo en vos. Sos increible, hermosa...", le dice Diego y ella le contesta que "Si vamos a cortar, cortemos todo. Los besos, las caricias, las palabras de amor, las cosas lindas...Todo...Aunque yo las necesite como respirar!" Más tarde, Diego convence a Fortuna de que trate de reconquistar a María. Fortuna la agarra de sorpresa a María y logra besarla. Diego, que ve todo, queda destruido a pesar de que él lo gestionó. >>> VIDEO <<<

No hay comentarios:

Publicar un comentario